Comparte paraguas

By 30 agosto, 2017 Emprendimiento
umbrella here

Todo el día fuera de casa, empieza a llover justo en el momento en que tienes que salir de la oficina. Encoges los hombros y frunces el ceño, pero te mojas igual.

Intentas ir por debajo de los balcones, pero los chorretes concentrados que te caen cuando pasas de uno a otro, es casi peor.

De repente, ves un paraguas donde pone “Umbrella here”. Y sabes que ahí puedes cobijarte sin que te miren mal. “¿Vas hacia el metro? Yo también.”

Bajas los hombros, relajas el ceño y entablas conversación sobre lo mal que se ha puesto el día, durante el tramo en que vais juntos.

Y si queréis seguir la conversación, podréis hacerlo desde la plataforma online.

Desde que lanzaron el proyecto en Kickstarter hace unos 3 años, cuando los conocí, han incorporado más gadgets al paraguas, para poder ampliar la oferta y no limitarse al sensor para el paraguas.

Ahora ofrecen también un sensor de sobremesa, que parece una lamparita, que se conecta con el móvil y avisa del tiempo que hará, cambiando de color. O parpadea si parece que va a llover, para recordarte que cojas el paraguas.

La red social, por su parte, les permite ampliar la experiencia de usuario y llevar el concepto de compartir al terreno online. Aunque encuentro que pierde parte del misterio: la idea de hablar durante el trayecto, compartir esos minutos y luego seguir cada uno por su camino, tiene su encanto; al tener la oportunidad de seguir luego en la red, se hace menos efímero y a la vez más etéreo. Pero claro, en realidad todo esto no va de romanticismo, sino de sostenibilidad económica :)

Les seguiremos los pasos y, en tres años, veremos cómo evoluciona.

Y ya sabes, si un día de lluvia ves un paraguas con luz encendida, significa que está “compartible”. 

You Might Also Like

¿Y por qué?

By 30 agosto, 2017 Emprendimiento, RAK. Directo al corazón.
Y porqué no

¿Y por qué? Seguramente sea de las primeras preguntas que hace el niño. Pero luego siguen más. Nacen con una curiosidad innata e infinita. A veces, como padres, nos cuesta seguir su ritmo. También en la escuela pasa esto, donde la tendencia es buscar que el niño conteste. Pero no se fomenta que pregunte.

¿QUÉ HAS PREGUNTADO HOY?

Esta debería ser la pregunta de los padres al preguntar qué han   aprendido ese día en el cole. Porque a menudo es más importante saber preguntar que saber contestar. Porque pensar va de esto: de hacerse preguntas.

Puedes contestar sin entender, pero es difícil preguntar sin cuestionarse el contenido.

ADIÓS, FILOSOFÍA, ¿ADIÓS?

En un momento en que hace más falta que nunca educar a niños con capacidad crítica, el Gobierno se plantea eliminar la filosofía de las aulas.

También es verdad que la filosofía, tal como la explican muchos profes, de poco sirve: seguramente para muchos, la filosofía se recuerda como esa asignatura tediosa donde teníamos que memorizar “ocurrencias raras” que decían unos tipos de hacer tiempo.

Qué oxímoron, ¿verdad?  Estudiar filosofía memorizando… No confundamos historia de filosofía con la filosofía. Pongamos la primera al servicio de la segunda. Usemos los ejemplos de los grandes pensadores para animar a los chicos a pensar más allá, comparando lo que ellos opinan con lo que opinaban del mismo tema otros pensadores.

¿Y POR QUÉ NO?

Enseñemos a pensar, mantengamos viva la curiosidad, respondamos a todos los porqués, para crear chicos con pensamiento crítico, con capacidad para cuestionar lo que no les gusta y actuar.

Démosles las herramientas para que el día de mañana, después de muchos porqués, puedan también preguntarse “Y por qué no”.

Si eres emprendedor, probablemente tengas, de forma innata, la capacidad para preguntar y preguntarte primero, “por qué”; y después, “por qué no”. Son los dos pasos básicos, imprescindibles, imposibles de evitar si quieres arrancar con éxito un proyecto:

1.  entender qué necesidades hay en la sociedad, qué pains hay que resolver, cuál es la causa de la carencia, por qué el consumidor tiene esa necesidad…. (Por qué, por qué, por qué….)

2. ser valiente, atreverse, encontrar la manera de resolverlo y dar un paso al frente.

Hay muchas maneras de preguntar: preguntas cuando lees, preguntas cuando escuchas de manera activa, preguntas cuando observas, preguntas cuando aprendes. Interésate por todo y luego cuestiónalo. Haz todas las preguntas, contrasta las respuestas y vuelve a formular las preguntas.

Nunca, nunca, dejes de preguntar: es signo de que tu curiosidad sigue viva y tu capacidad de reacción también.  Nunca, nunca, dejes de cuestionar: es la única manera de avanzar, con un poco -o mucho- de inconformismo.

Y nunca, nunca, olvides el “Por qué no”: es lo que te permitirá atreverte y generar el impacto que el mundo necesita.

You Might Also Like

Be water. 6 proyectos innovadores en torno al agua

By 26 agosto, 2017 Innovación social & RSC
Innovación Social Agua

“Mamá, el día que no haya agua, yo no quiero estar aquí.” Diego, 7 años. Madrid.

Tal vez, uno, sin darse cuenta, transmite a sus hijos sus propias preocupaciones. Bueno, tal vez no: seguro. Con las frases “cierra el grifo cuando te cepilles los dientes”, con acciones como el cubo mientras esperas a que salga el agua caliente en la ducha, con explicaciones de porqué aprovechar el agua de los vasos para regar plantas… vas inculcando una cultura del agua que, a menudo, puede llevar en el pack, la preocupación hacia el tema.

Y es que no es para menos: el agua está causando migraciones con las que luego no sabemos qué hacer y enfermedades más que evitables por la falta de agua potable. No tan lejos de aquí -o aquí mismo, existen pozos subterráneos para conseguir más agua de la que se cede, cosechas perdidas que llevan al aumento del precio en la materia prima de muchos productos básicos de nuestra cesta diaria. El caso llega a la situación de tener, en estos momentos, a Galicia en pre-alerta por sequía: si en el próximo mes no llueve, entra en fase de alerta. No hace falta seguir para entender que la situación es realmente preocupante.

El agua será el nuevo “petróleo”. De hecho, en algunos momento, el petróleo ha sido ya más barato que algunas aguas embotelladas (79cts vs 105cts el galón).

Ante esta situación, muchas marcas han empezado a actuar. Algunas con un claro objetivo de facilitar el acceso al agua en zonas donde todavía hay que caminar kilómetros para el agua diaria, con todo lo que esto provoca de falta de asistencia a la escuela por parte de los pequeños, enfermedades por falta de higiene, deshidratación en caso de enfermedad, etc.

Afortunadamente cada vez hay más proyectos vinculados al agua, pero he seleccionado los que más me han llamado la atención, por su innovación en el producto, en el modelo de negocio o en el desarrollo de la estrategia de marca:

 

Thankyou

Esta startup empezó con la idea de ayudar a financiar proyectos de acceso al agua, vendiendo agua embotellada en Australia. Según avanzaba el proyecto, se dieron cuenta de que el problema del agua es el centro de muchos otros problemas, como falta de acceso a la educación, problemas de alimentación o en la salud materno-infantil. Por eso, decidieron ampliar su gama de productos, para ampliar así su impacto.

strong>Este proyecto me parece interesante porque cada producto de su marca lleva un código con el que, a través a la web, puedes saber a qué proyecto estás aportando con la compra del producto, lo que genera mayor engagement y hace que el consumidor se sienta más parte de la solución.

Thankyou.co

 

Auara

El caso de Auara es similar, sólo que en este caso se limitan a la venta de agua embotellada, envasada en botellas de materiales reciclables (plástico 100% R-Pet) y con un impacto enfocado únicamente en el acceso al agua potable.

Su caso me gusta especialmente porque es fácil de entender, su propuesta de valor es muy clara y porque se implican directamente en los proyectos de desarrollo de acceso al agua.

Auara

 

Boxed Water

Este proyecto hace hincapié, exclusivamente, en la contaminación que implica el plástico de las botellas. Por eso, lo sustituye por un envase reciclable. A la vez, donan un porcentaje para proyectos de agua.

Lo más interesante de este proyecto es, sin duda, la identidad corporativa y su aplicación al packaging.

bottled water

Refill 

Refill es una iniciativa nacida en Bristol y que se ha ido extendiendo por Reino Unido, animando a la gente a rellenar su botella de agua. Y, a los locales, a ofrecerse para rellenar las botellas cuando un cliente lo pide.

Para saber qué locales están disponibles para ello, los locales ponen una pegatina en la puerta, indicando que forman parte de la red Refill. Y el usuario puede encontrar los locales descargándose la app.

El objetivo de Refill, en este caso, es reducir las 800 botellas por minuto que se tiran, sólo en Reino Unido. Por tanto, lo que promueven, como en el caso de Boxed Water, es el cambio en el packaging del agua pero en este caso, generando mayor impacto que el anterior, está claro.

Lo más interesante es la implicación de los locales, que entienden que adherirse a una iniciativa así puede reportarles más clientes que la venta de botellas de agua.

refill

Reefill

En este caso, se trata de un proyecto en Nueva York, con el mismo objetivo que Refill pero en este caso, ofreciendo un aparato de filtraje de agua para los locales que quieran sumarse a la iniciativa.

Reefill necesitaba $30.000 para empezar la producción y consiguieron el 112% en un tiempo mucho menor al establecido.

En este caso, el agua no es gratuita, sino que el usuario la paga a través de una app con sistema pre-pago, donde además puede localizar las “estaciones” más cercanas.

Me gusta este “twist” respecto a la idea anterior porque se parte de la venta de agua como base de su negocio, pero solventando  de manera innovadora el problema de la generación excesiva de plástico.

Reefill NY

Alisios. Agua de niebla

Este proyecto es especialmente bonito y muy innovador: se trata de un sistema de recolección de agua de la niebla, con unos paneles instalados que absorben y filtran el agua. Una técnica muy novedosa, que había visto hacer en el algunas aldeas de Perú, pero que esta marca canaria ha sabido utilizar para crear un proyecto sostenible y rentable.

Me gusta por la innovación del proceso, por supuesto. Y por su claim: nuestro manantial es el cielo. Precioso, ¿verdad?

Alisios

Está claro que el sector del agua requiere que actuemos ya desde todos los frentes: vigilando su consumo para no derrochar ni una gota de más, encontrando nuevas fuentes no limitadas, usando packagings sostenibles y favoreciendo aquellas zonas en las que todavía no tienen acceso a agua potable y esas en las que pronto no lo tendrán.

Y es que deberíamos empezar a ser conscientes de que, como dice una amiga mía, “si cuando abres el grifo sale agua, eres millonario”.

You Might Also Like